Más de ranas

Y es que parece que las ranas me persiguen, o yo a ellas, ya no lo tengo tan claro….Hoy una Hyla arbórea en tierras navarras. La pobre se lo ha tomado con paciencia, soplaba un viento bastante molesto, pero ha aguantado como una campeona. Gracias, anónima rana, desde hoy Gustava

Sírfido

Y es que es así como se llama este pequeño insecto, que para librarse de que se lo coman, se camufla de abeja, y va por el mundo tan campante, con su traje de rayas negro y amarillo, todo elegante, fingiendo ser lo que no es, para poder sobrevivir en la jungla que le ha tocado nacer.

Ya han llegado

Y es que este año se están haciendo de rogar, pero por fin, ya se dejan ver. Evidentemente, esta noche caen, pero antes de cogerlos, no está de más hacerles una sesión de fotos, y para no disgustar a Gus Busselo he intentado componer también con el fondo, un flare por aquí, una hierbita por allá. Que no se diga que no atiendo en sus clases!

Retomando viejas aficiones

Y poco a poco voy retomando la fotografía, que aunque hacer una foto es como andar en bici, que no se olvida, hay que entrenar y meter horas para poder subir un puerto de montaña,para saber manejar los cambios y ajustar el desarrollo adecuado,  para que los resultados no sean de casualidad. Me gusta especialmente hacer retratos animales, me da igual perro, gato, caballo o rana( ya lo habeís visto). Y tengo la grandísima suerte de contar con dos modelos de excepción, Charlie y Tigre. Ambos llegaron a casa de casualidad, sin nosotros buscarlo, pero aquí están, sumando. Y ellos son quienes posan para que yo pueda seguir mejorando

Los tres tenores

Y es que estas tres pequeñas golondrinas abrían y cerraban la boca reclamando el desayuno que su madre les traía con una cadencia y ritmo dignos de admirar.

Sucedía allá por agosto de 2015 en el Périgord Negro. A destacar que estaban en un pasaje excavado en la roca, y les importaba bien poco que los turistas estuviesen cotilleando y entrometiéndose en su vida privada. Al ritmo que llevaban, poco mosquito quedará en el pueblo

 

Una mañana macreando

Y aprovechando los días de vacaciones, he ido con Gus Busselo a hacer fotos de libélulas y caballitos del diablo. He disfrutado como una enana, pero no es tan sencillo como pueda parecer, cuesta encuadrar, cuesta enfocar, cuesta no espantarlas, y la curva de aprendizaje es complicada, así que, tocará volver para intentar mejorar. De momento, una muestra, dos parejas de Pyrrhosoma nymphula en plena cópula

Argia

Cuando alguien se va, siempre deja una huella, un recuerdo. Pueden ser buenos o malos, pero ahí quedan, para siempre en algunas personas, en las personas cercanas a quien se ha ido. Intento en la medida de lo posible, acordarme de lo bueno de los que ya no están, porque de esa forma, se mantienen vivos en mi mundo. Muchas veces los recuerdos son malos, y oscurecen la existencia de quien se queda, pero debemos siempre mantener la luz, la luz que nos ayuda a ver de nuevo, la luz que nos guía para mantenerlos vivos, para que sigan siendo quienes fueron en vida. Por vosotros, que ya no estaís aquí,  vuestra luz me ayuda a no perder el norte. Mila esker

Y ya son tres años

Ya han pasado tres años desde que publicara mi última entrada en el blog. Tres años en los que han pasado muchas cosas, tres años durante los cuales mi vida ha cambiado de una forma radical. No voy a dar detalles, aquellos que me conocéis ya sabéis el porqué de tanto cambio. Vuelvo, espero que por mucho tiempo.

Atardecer en el Onddi

Y hay días en los que necesito evadirme, escaparme, descansar la mente. Hace poco, un domingo por la tarde, fui al Onddi, uno de mis lugares favoritos para hacer una escapada rápida. Quedaba poco para la puesta de sol, la intención era hacer unas fotos a la manada de pottokas que por allí suelen pastar, pero las pottokas no quisieron posar para mi. No así este betizu, que incluso me regaló unos cuantos mugidos. Y aunque tienen fama de salvajes, estas vacas son muy amables siempre y cuando no les enredes. Aquel día debían de estar de muy buen humor, no tuve que echar a correr monte abajo :-)

DSC_2437-copia-copia

De congreso y otras actividades

Y es que este fin de semana pasado he estado en Laguardia en el IV congreso del GEMFE. Han sido tres días intensos de ponencias sobre anestesia y medicina felinas, de encontrarme con colegas, y porque no, de disfrutar de La Rioja Alavesa y sus bodegas, todo ello dentro de las actividades organizadas en torno al congreso.

pero no todo va a ser estudiar y comer y beber. El sábado comenzó a nevar, no paraba, y aprovechando que había llevado el equipo fotográfico,el domingo antes de las ponencias me fui a la chabola de la Hechicera. Nieve y más nieve, ventisca incluída, tuve que dejar el coche a casi un km de la chabola. Toda una aventura a las ocho y media de la mañana, acompañada de un zorro que no quiso posar para la foto. Y  aunque tenía poco tiempo ( a las diez tenía que estar formal formal en las ponencias), pude antes de comenzar a congelarme, hacer alguna foto.

DSC_0316