Argia

Cuando alguien se va, siempre deja una huella, un recuerdo. Pueden ser buenos o malos, pero ahí quedan, para siempre en algunas personas, en las personas cercanas a quien se ha ido. Intento en la medida de lo posible, acordarme de lo bueno de los que ya no están, porque de esa forma, se mantienen vivos en mi mundo. Muchas veces los recuerdos son malos, y oscurecen la existencia de quien se queda, pero debemos siempre mantener la luz, la luz que nos ayuda a ver de nuevo, la luz que nos guía para mantenerlos vivos, para que sigan siendo quienes fueron en vida. Por vosotros, que ya no estaís aquí,  vuestra luz me ayuda a no perder el norte. Mila esker

One thought on “Argia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *