Atardecer en el Onddi

Y hay días en los que necesito evadirme, escaparme, descansar la mente. Hace poco, un domingo por la tarde, fui al Onddi, uno de mis lugares favoritos para hacer una escapada rápida. Quedaba poco para la puesta de sol, la intención era hacer unas fotos a la manada de pottokas que por allí suelen pastar, pero las pottokas no quisieron posar para mi. No así este betizu, que incluso me regaló unos cuantos mugidos. Y aunque tienen fama de salvajes, estas vacas son muy amables siempre y cuando no les enredes. Aquel día debían de estar de muy buen humor, no tuve que echar a correr monte abajo :-)

DSC_2437-copia-copia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>