xuma

Después de una primavera y verano horribles de trabajo, por fin puedo relajarme un poco y actualizar el blog.

Esta es Xuma, vino a casa al poco de que perdiéramos a Xina. Es una gata descarada juguetona y curiosa, pero no se olvida de que su trabajo es mantener a raya a los roedores. Le ayuda su padre, Tigre, que terminó por sorpresa también con nosotros, y como no sabemos decir que no, pues ya tenemos familia numerosa.

una gran sorpresa

En plena era digital recibir una carta por correo postal es algo bastante poco habitual. Yo tengo habilitado el servicio de notificaciones bancarias vía correo electrónico para ahorrar papel, las facturas también me vienen en formato pdf al mail, me comunico vía teléfono o mail con mi gente, y en el buzón solo recibo un par de revistas especializadas en veterinaria.

Pero Carmen si usa el correo postal, desde siempre, y le encanta “cotillear” las oficinas de correos de los paises que visita.

Así que cuando la semana pasada vi que por la rendija del buzón  sobresalía un sobre de burbujitas, supe que era Carmen quien lo enviaba. El sobre contenía un precioso regalo en formato sello oficial de Bhután. Y porqué se acordó de mi cuando vio esos sellos? Evidente no?

Calor

Y esta semana pasamos por la tercera ola de calor africano de este verano.

Entre el trabajo, las urgencias, las fiestas y demás, el calor se ha dejado notar con más fuerza. Y ahora más que nunca, y aunque luego me queje, echo de menos el frío del invierno, y la nieve.

mantenimiento del equipo

Y de vez en cuando toca hacer mantenimiento, desmontar todo, limpiar con jaboncillo, secar, engrasar y volver a montar todas las piezas para que el equipo no se estropee. Dicen que un equipo mal cuidado puede provocar un accidente, por rotura de alguno de los latiguillos, nosotros nunca hemos tenido ese problema. Una vez se me rompió una rienda, pero por descuido, dejé al caballo suelto y la pisó…mea culpa :-(

 

Y si, debería de limpiar el equipo más a menudo, que luego los caballos se me quejan de que en el bocado hay cosas pegadas :-)

 

 

2012/06/12

Fecha para apuntar en el calendario. Después de pasar de nuevo otra interminable noche en el hospital de Cruces, el día 12 por la mañana a mi padre le confirmaban que entraba a quirófano para recibir un riñón. A las tres y media de la tarde el cirujano nos comunicaba que todo había ido según lo previsto, y que el riñón injertado ya estaba filtrando, esto es, que ya comenzaba a funcionar.

48 horas después de la cirugía, el nuevo riñón ha conseguido bajar los niveles de creatinina en sangre de 4 a 1,5, valor que se encuentra dentro de la normalidad. De momento todo va bien, y aunque le esperan un par de semanas mínimo de estar en una habitación en aislamiento inmunológico, las afrontamos todos con mucha ilusión y mirando al futuro, un futuro sin tener que estar enchufado a una máquina para poder vivir.

Y de nuevo, no puedo terminar sin agradecer a todos los donantes de órganos su generosidad, sin ellos esta entrada hoy no sería posible.

 

Paso a paso..

Hace poco os enseñaba las plantitas de tomate que crecen en el semillero. Una vez hayan medrado un poco, allá por finales de abril, las plantaremos en la huerta, para que crezcan felices, pero antes hay que preparar el terreno. Estos días, entre urgencia y urgencia, me ha tocado voltear la tierra, primero a mano, con una laia. Mañana bajaremos el estiércol de caballo, cosecha añeja de hace un año, y un poco antes de plantar los tomates, otra vueltecita a la tierra y listo!

Es un trabajo agotador, pero cuando una se sienta a comer un tomate de verdad, rojo, cosechado en su punto, se olvida de todo este esfuerzo!

Ya queda menos

para plantar los tomates. Este fin de semana hemos estado preparando la tierra, ya está el estiércol de los caballos mezclado, solo queda esperar que llueva para que la tierra se vaya nutriendo. Y mientras tanto, en el semillero, poco a poco y tímidamente van germinando las semillas que guardamos de la cosecha anterior, tomates, guindillas y pimientos, que, cuidados con mimo, este verano nos deleitarán con sus ricos frutos

La casa del abuelo

El fin de semana hemos estado en Madrid, en el congreso nacional de AMVAC,ponencias, conferencias, talleres, exposición comercial. Una verdadera locura, pero, también hemos tenido unos momentos de descanso.

Estando en Madrid un fin de semana es un crimen no salir a dar una vuelta e ir de tapas, y así, comenzando por la calle Espoz y Mina, terminamos en La Casa del Abuelo, un lugar con solera y tradición, en el que pudimos degustar unas buenísimas gambas al ajillo, regadas con la especialidad de la casa, un vino dulce al que llaman “el vino del abuelo”. La verdad, un maridaje un tanto extraño, pero como dice el refrán, allá donde fueres, haz lo que vieres.

Al rico Txitxarro

Y es que los días que entro un poco más tarde me gusta ir a hacer la compra a la antigua usanza, nada de supermercados.

Hoy en la pescadería había poca opción, la mala mar fastidia a los arrantzales, así que, entre lo que había, lo más fresco, el txitxarro, pescado despreciado por muchos, y que asadito al horno con un buen refrito de ajos en aceite y vinagre, y un pelín de guindilla picante está delicioso.

Ñam Ñam, riquísimo!!