Servicio de habitaciones!!!

Yo de mayor quiero ser caballo, y si es en mi casa, mejor aún.

Todas las mañanas pasa el servicio de habitaciones, abre las ventanas para ventilar, pone sábanas limpias, recoge la habitación y sirve el desayuno en la cama. Y, a veces, el menú degustación……

Que no se quejen, que yo no desayuno en la cama desde que me dieron el alta de mi fractura de tobillo :-)

Eh, psssst, si tu, oyes!!!!

Tres veces me llamaron así la semana pasada en una famosa tienda de deportes en San Sebastián. Oyes tu, si, tu dime dónde hay zapatillas de estas de la talla 42 y medio. Y las tres veces, la misma señora, que, dejando a su marido descalzo sentado en un banco en la sección de calzado, se dedicaba a perseguirme por toda la tienda.

No señora, que yo no trabajo aquí!!

Lo mismo da, ella erre que erre. Vale que los dependientes iban con camiseta roja, y a mi me gusta el rojo, pero, tres veces??? me parece excesivo la verdad. Y pensaba yo que al confundirme una vez se quedaría con mi cara, pero parece ser que no, vamos, un despiste de señora machacona. Pobre marido, a lo mejor se lo dejó olvidado y se llevó a otro!

Y a la salida, va y me encuentro unos pantalones “rebajados” :-)

La aventura de ir a la compra

Debido al horario de trabajo, pocas veces puedo ir a hacer la compra por la mañana, así que el día que entro más tarde, aprovecho para ir a súper a primera hora. Y ya van varias seguidas, primera de todas, que a las nueve en punto aún está cerrado, y en verano poco importa, pero ahora con el frío que hace, pues tener que esperar en la puerta es de valientes. La segunda, y la que más me enerva, es la de las señoras que cogen un cesto de esos con ruedas, lo llenan con tres pijadas, y lo dejan en la cola de la caja, luego se meten entre estanterías y van cogiendo el resto de cosas, de forma que llegan, con los brazos a rebosar, que se les cae todo, y pretenden que se les cobre primero a ellas, saltándose la cola. Como el cesto está a pie de caja, se creen que tienen prioridad….. Pues no, lo siento mucho, pero yo no juego a eso, y menos mal que las cajeras tampoco, que, delicadamente, les invitan a guardar cola, con la consiguiente sonrisa del resto de compradores, y la mala leche de las “colonas”.

Manto blanco

Parece que por fín han acertado con la previsión del tiempo, y la ola de frío siberiano ha llegado ya.

Ha comenzado a nevar a eso de las ocho de la mañana, y poco a poco, y sin cesar, ha ido depositándose un precioso manto blanco. Lo peor, el frío, pero compensado con creces cuando te metes en el bosque y únicamente oyes la nieve crujir bajo tus pies, me encanta el silencio de la nieve, tiene un “algo” indescriptible que me atrae sobremanera.

Mi pie izquierdo

Hay días en los que me levanto con el pie izquierdo. No, no es que tenga mala suerte sino que mi pie izquierdo me recuerda, y muy de vez en cuando afortunadamente, que allá por agosto del 2008 me lo rompí. Fue de la forma más tonta, pero las consecuencias podrían haber sido muy serias. No todo aquel que se rompe el astrágalo ( si, hay un hueso que se llama así de raro) puede decir como yo, que no sufre dolores diarios.

Internet es muy útil, pero a veces se puede convertir en una tortura. Una vez que fui consciente de que tenía que pasarme los siguientes dos meses sin poder apoyar el pie en el suelo, se me ocurrió poner ” fractura de astrágalo” en el buscador, y leyendo resultados casi me muero: dolores de por vida, imposibilidad para hacer una vida normal, cirugías una detrás de otra etc…… Pero yo no tenía dolor, y el traumatólogo me decía que iba bien, así pues, decidí aparcar internet y dedicarme a la lectura. Mis amigos y familiares me traían libros y libros que devoraba uno detrás de otro, recuperé así el vicio por los libros.

Llegué incluso a hacer carreras de silla de ruedas con mis hermanos, y se me fortalecieron un montón los brazos. Lo peor? sin duda la falta de actividad, y el no poder comer todo lo que habitualmente como, pues el riesgo de coger unos cuantos kilos estaba ahí, ya me lo había avisado el traumatólogo.

El día que me quitaron la escayola casi me muero de la risa al ver mi “minipierna” atrofiada, blanca y llena de pelos ( dos meses de escayola dan mucho juego), y temblaba pensando que no podría volver a caminar con normalidad. Ahora, que ya va para cuatro años, lo recuerdo y me rio pensando que pasaba consulta con muleta, al más puro estilo House, pero los días como hoy, que me duele, solo puedo pensar que tuve mucha, mucha suerte.

Rebajas?

Pues si, inevitablemente, ha tocado ir de rebajas, hecho que odio con todas mis fuerzas. Gente por doquier, bolsas en mano, niños sueltos por los pasillos del centro comercial, la guerra al lado de las rebajas es un juego. Y ya, entrar en las tiendas se convierte en una auténtica odisea, ropa revuelta, desordenada, sin etiquetar, y papel, mucho papel en el suelo. El papel finito con el que envuelven las camisas, tirado por el suelo al más puro estilo ” por aquí pasaron Atila y los Hunos”. Y esto me hace reflexionar, que es lo que se rebaja, el precio de la ropa, o la educación de la ciudadanía?

Hola mundo!

Pues ya estoy en WordPress.com.

Hoy por la mañana tengo fiesta, si, cosa rara donde las haya, pero a un ofrecimiento así no se le puede decir que no.

Me iré a dar un paseo por Donosti, que para eso es una de las ciudades más bonitas del mundo, y, de paso, quizás aproveche para hacer alguna compra de última hora para mañana, y me llevaré a Xixa y Motx, que a ellas también les gusta pasear.

Y esta noche a dejar el zapato bien limpio en el salón y unos pintxos para los reyes majos, que nunca se sabe!!