Más de ranas

Y es que parece que las ranas me persiguen, o yo a ellas, ya no lo tengo tan claro….Hoy una Hyla arbórea en tierras navarras. La pobre se lo ha tomado con paciencia, soplaba un viento bastante molesto, pero ha aguantado como una campeona. Gracias, anónima rana, desde hoy Gustava

Sírfido

Y es que es así como se llama este pequeño insecto, que para librarse de que se lo coman, se camufla de abeja, y va por el mundo tan campante, con su traje de rayas negro y amarillo, todo elegante, fingiendo ser lo que no es, para poder sobrevivir en la jungla que le ha tocado nacer.

Retomando viejas aficiones

Y poco a poco voy retomando la fotografía, que aunque hacer una foto es como andar en bici, que no se olvida, hay que entrenar y meter horas para poder subir un puerto de montaña,para saber manejar los cambios y ajustar el desarrollo adecuado,  para que los resultados no sean de casualidad. Me gusta especialmente hacer retratos animales, me da igual perro, gato, caballo o rana( ya lo habeís visto). Y tengo la grandísima suerte de contar con dos modelos de excepción, Charlie y Tigre. Ambos llegaron a casa de casualidad, sin nosotros buscarlo, pero aquí están, sumando. Y ellos son quienes posan para que yo pueda seguir mejorando

Los tres tenores

Y es que estas tres pequeñas golondrinas abrían y cerraban la boca reclamando el desayuno que su madre les traía con una cadencia y ritmo dignos de admirar.

Sucedía allá por agosto de 2015 en el Périgord Negro. A destacar que estaban en un pasaje excavado en la roca, y les importaba bien poco que los turistas estuviesen cotilleando y entrometiéndose en su vida privada. Al ritmo que llevaban, poco mosquito quedará en el pueblo

 

Una mañana macreando

Y aprovechando los días de vacaciones, he ido con Gus Busselo a hacer fotos de libélulas y caballitos del diablo. He disfrutado como una enana, pero no es tan sencillo como pueda parecer, cuesta encuadrar, cuesta enfocar, cuesta no espantarlas, y la curva de aprendizaje es complicada, así que, tocará volver para intentar mejorar. De momento, una muestra, dos parejas de Pyrrhosoma nymphula en plena cópula

Atardecer en el Onddi

Y hay días en los que necesito evadirme, escaparme, descansar la mente. Hace poco, un domingo por la tarde, fui al Onddi, uno de mis lugares favoritos para hacer una escapada rápida. Quedaba poco para la puesta de sol, la intención era hacer unas fotos a la manada de pottokas que por allí suelen pastar, pero las pottokas no quisieron posar para mi. No así este betizu, que incluso me regaló unos cuantos mugidos. Y aunque tienen fama de salvajes, estas vacas son muy amables siempre y cuando no les enredes. Aquel día debían de estar de muy buen humor, no tuve que echar a correr monte abajo :-)

DSC_2437-copia-copia

Anselma

Y es que desde siempre ha habido una rana en la charca de la borda, y la hemos llamado Anselma. Evidentemente, según han pasado los años, las Anselmas se ha ido sucediendo unas a otras, pero no dejan de faltar a su cita anual. No se cuantas generaciones ha habido, pero ya unas cuantas. La Anselma de este año tiene una paciencia infinita, y se deja fotografiar bien, aunque cuando Xuma viene a tocarle las narices se larga de un salto a la charca de nuevo. Cosas de Anselmas

DSC_3139

Motx eta Xixa

Cuando me da por trastear con los flashes, todo el mundo se me escapa, no encuentro a nadie que quiera hacer de conejillo de indias….así que, al final, como siempre, tiro de las pobres Motx y Xixa para experimentar. El objetivo de hoy, usando un solo flash de mano, con un beauty dish y un grid, hacer un retrato en el que la pared beige del fondo se vea negra.Tras unas cuantas intentonas, lo he conseguido, no sin haber gastado un buen montón de bolitas de pienso para convencer a las modelos de que tenían que estarse quietas

xixa

 

motx