Donostia eguna 2015

Y es que este año no me tocaba guardia,y no llovía  así que tenía la excusa perfecta para acercarme a lo viejo y hacer alguna foto de las tamborradas. Si, lo se, es lo típico, lo que hay que hacer, que si ñoñostiarrismo puro…pero realmente, es la fiesta Donostiarra por excelencia. Y no hubo solo fotos, también hubo pintxos, bokatas, aprendizaje fotográfico y buena compañía. Que más se puede pedir?DSC_9626800

DSC_9589800

sin título-DSC_94749474DSC_9474 sin título-DSC_93029302DSC_9302

Una tarde en las carreras

Hoy he tenido la suerte de poder acompañar a Dabid Argindar al hipódromo en una de sus jornadas como fotógrafo deportivo.  Se me ha pasado la tarde volando, y aunque fotográficamente hablando no me he traído mucho material, la experiencia ha sido fascinante, puesto que no es lo mismo vivir las carreras desde la grada, que hacerlo desde la perspectiva de un fotógrafo. Y para aquellos que esteís pensando que nos hemos forrado en las apuestas, deciros que no hemos tenido ni tiempo de apostar, así que ya hay excusa para volver.

DSC_2930-Edit1

 

sin título-DSC_5272

 

sin título-DSC_5403-Edit

Barriendo un poco

Y hoy, aprovechando que en Urnieta se celebraba el campeonato de Euskadi de ciclismo en categoría femenina, he sacado la cámara a pasear y he estado practicando barridos.

Como siempre, ha salido de todo, más malo que bueno, pero así se aprende. Y aunque no soy muy dada a la fotografía deportiva, el ciclismo tiene un algo que me llama mucho la atención.

A destacar la capacidad de sufrimiento que han demostrado las participantes, todo un ejemplo de dedicación al deporte

DSC_4032

Cuatro

Y es que cuatro era el tema del social de Hernani de este mes. Tenía varias ideas en mente, pero al final me decidí por una que me rondaba en la cabeza desde que nacieron mis sobrinos:

20130208-120133.jpg

10 de diciembre de 2012

La mañana más fría del año, 0 grados abajo en el pueblo, los prados completamente escarchados y los charcos helados. La niebla no deja ver más allá de la punta de la nariz. Cojo el coche y subo a la borda. A medida que voy cogiendo altura, la niebla se va disipando, de forma que desde arriba solo veo un enorme colchón blanco, ni pueblo, ni mar, nada.
Es una mañana muy especial, hoy han nacido mis sobrinos. Bienvenidos al mundo!

20121211-040544.jpg

Hoy es un día raro, muy raro. Se supone que debería de estar preparándome para entrar a quirófano, y , cosas de la vida, estoy en el hospital de Cruces, esperando que sea mi padre quien entre en él. Anoche llamaron del centro de coordinación de transplantes, avisando de que había una donación, y compatibilidad. Es como una competición en la que por mucho que uno se esfuerce, no puede hacer nada para ganar, salvo tener mucha suerte. Por cada riñón a injertar llaman a dos posibles receptores. Así, se asegura que los riñones llegan a buen puerto. Si únicamente llamaran a un receptor por riñón, y no estuviese en condiciones de entrar a quirófano, no daría tiempo a avisar a otro receptor, de forma que el riñón no podría ser injertado. Así pues, a la ilusión de la llamada le acompañan un miedo atroz a que los médicos dictaminen que mi padre no es apto para entrar a quirófano. Y aquí estamos, esperando a los resultados de las pruebas. La última vez que estuve aquí, en esta misma sala, pasando los mismos miedos, fue el 23 de noviembre del año 2000, fecha en la que le hicieron el primer transplante. Solo espero poder acordarme igual de bien de la fecha de hoy.

Y cierro este post agradeciendo de corazón a todos los donantes anónimos su altruismo y su generosidad, gracias a ellos estamos aquí nosotros. Eskerrik asko!!!