Entrenando

Y de todos es sabido que ser gato es complicado, más aún cuando de uno se espera que sea capaz de mantener a raya a los malditos roedores. Xuma lleva ya un año en casa, y lo que en un principio era un juego, se ha convertido en una verdadera obsesión, y es que se pasa las horas acechando a los ratones, bien escondida en las cuadras, bien debajo de la carretilla. Y para sorpresa de todos en casa, Tigre también se está aficionando, pero él a su manera, esperando que Xuma ataque, en la retaguardia, dispuesto a lanzarle un manoplazo al pobre ratón.

Hoy tocaba juego de entrenamiento, y la verdad es que hemos pasado un buen rato todos, y para cenar, por ser sábado, ha tocado latita rica

Definitivamente, yo quiero ser gato en mi casa

xumasalto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *