Esos pequeños placeres de la vida

Y es que cuando nos juntamos unos pocos en casa, ya tenemos la excusa perfecta para abrir una botella de vino. Y digo yo, para lo poco que bebemos, por lo menos que sea bueno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *