Una paciente muy especial

Y digo  muy especial por muchas cosas. Es una perra guía, ella día a día hace que su amigo pueda moverse con libertad a pesar de la ceguera que tiene. Es increíble la profesionalidad de estos perros. Desde el primer día que entró a la clínica nos dejó asombrados a todos, pues cuando lleva el arnés de guiar, no hace caso a nada ni a nadie, ella está trabajando, y no se le puede molestar. Ahora bien, cuando le quitan el arnés, es un manojo de nervios, siempre contenta, siempre pendiente de que le demos alguna galleta, siempre atenta y contenta. Ahora ella está mal,tiene un linfoma y tiene que venir periódicamente a consulta a recibir su sesión de quimioterapia. Su familia se está volcando en ella, y, a pesar de la enfermedad, sigue guiando a diario, no se le van las ganas ni las fuerzas, y está igual de atenta que siempre, es como si no le pasara nada.

En cada sesión de quimioterapia se zampa media caja de galletas, y ni se entera de que le pongo la vía o le saco sangre, ella, tan feliz, atenta a mi mano por si cae otra galleta más, y amenazándome con un lametón en la nariz si me acerco a ver que la vía va bien.

Guía, espero que aún te zampes un buen montón de cajas de galletas, te lo mereces!!

2 thoughts on “Una paciente muy especial”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.