Y ya se acabó….

…la semana de guardia.

Y no es que haya tenido muchas urgencias, pero si que he tenido que atender llamadas de todo tipo. Cuando alguien tiene un animal de compañía, lo habitual es que tenga el teléfono de urgencias a mano por si tiene cualquier problema, pero, como su propio nombre indica, es un teléfono de urgencias.

Llamar a las seis de la mañana porque el gato no quiere desayunar no es una urgencia. Supongo que el gato, igual que me pasaba a mi, tenía ganas de dormir. Y es que la gente no es consciente de que un servicio de urgencias es eso, para atender urgencias reales, no para dar citas de peluquería, ni para vender chihuahuas, ni es un consultorio psicológico para propietarios primerizos que se preocupan cada vez que su perro o gato respira. Y por supuesto, luego están los que aguantan y aguantan sin llamar hasta que la situación se vuelve desesperada, y llegan con un marronazo de los gordos……las dos caras de la moneda.

pero yo ya, y por una temporada,me olvido de la máquina infernal y su horrible soniquete.

2 thoughts on “Y ya se acabó….”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.